La Sucia Obra de Passos – Portugal

Los tratados y la carta de intenciones del FMI van a controlar las cuentas públicas y, desde éstas, nuestras vidas, después de que los técnicos de la troika hayan tratado de clarificar los meandros construidos durante décadas por el PSD/PS para financiarse a sí mismos y a sus amigos, mientras mantenían las reducciones de presupuestos, las cajas negras, las empresas públicas artificiales y la corrupción sistémica ocultas a un pueblo crédulo y poco exigente.

 Descargar La sucia obra de Passos, por www.grazia-tanta.blogspot.com

 

Ciertamente que la troika y el capital financeiro no pretenderán nunca generar mejoras en la moral de las instituciones portuguesas y aún menos funcionar como arcángeles libertadores del pueblo portugués, al seguirle el juego a unos luso-capitalistas ineptos y a una clase política culturalmente pobre e intrínsecamente corrupta. Su objetivo consistió siempre en algo más conciso y práctico: evitar descalabros financieros susceptibles de perjudicar a los “inversores” y de afectar a los “mercados”, con la necesaria previsibilidad en la evolución de los tipos de interés y de los tipos de cambio. Desde hace tiempo se sabe que los más acérrimos defensores de la estabilidad (con un alcance más global) son los inversores y los mercados.

Em pleno funcionamiento del mercado electoral, las diferentes bancas oferecen todo lo que tienen; sardina picada como si fuese salmonete, hojas de col amarillentas como si se tratase de rúcula fresca, sebo de cerdo con la etiqueta de bistec de cuadril. Entretanto, como el futuro no pasa por las elecciones del día 25, ocupémonos de la salida limpia del sinvergüenza de Passos.

En las instituciones y los países comunitarios nada admitía la posibilidad de un segundo rescate. Primero, porque los países más adinerados del Norte de Europa no estaban dispuestos a asumir más responsabilidades y riesgos, sobretodo en pleno periodo electoral, con los electores más atentos a sus bolsillos y a las promesas de los burócratas. Por otro lado, se aproxima un relevo de turno en las garitas de Bruselas y Estrasburgo – pero no en Frankfurt, donde más se aprecia la estabilidade – y nadie tendría la paciencia suficiente de concebir un malabarismo político para encuadrar algo más que el final del capítulo de la troika o el rescate.

Se cree que un segundo rescate sería una confesión del fracaso de la política impuesta por el FMI, la Comisión Europea y el BCE, lo cual mancharía el glorioso currículo de los Barrosos, los Draghis, los Rampuys. La asunción[1] de un fracaso por parte de la UE, sería la negación de su papel supranacional y de instancia investigadora y disciplinadora en los desvaríos nacionales, en una situación en la que la UE pone mala cara a todas horas. También los tipos de interés, al estar mucho más bajos que hace dos años, dificilmente permitirían que los burócratas defendiesen la continuidad de una intervención extensiva como la iniciada en 2011.

A pesar de su poca talla política y intelectual, Passos no podía nombrar nada de lo referido más arriba como la razón de su discurso del domingo, 4 de mayo. Y, asumiendo que la idea de la soberanía tiene seguidores en Portugal, Passos remató con un “el gobierno decidió” la referida salida limpia, en un discurso repleto de falsedades históricas, relaciones capciosas entre elementos sin relación alguna que se ven unidos en la maraña de cuadros y números contenidos en el Documento de Ejecución del Presupuesto (DEO, según sus siglas en portugués), el elemento instigador de su verborrea. Asimismo, tiene la desfachatez de referirse al 17 de mayo (fin oficial del rescate) como “nuestro día”. Con tanta ilustración inspirada por DEO no sabemos por qué no aprovechó la época de Pascua para anunciar la ressurrección de la soberanía.

Garantizando a pie juntillas y con un aire serio el regreso de la soberanía, la nomenklatura gubernamental deja pasar sin embargo todos los avisos, recados, recomendaciones y amenazas venidos de cualquier gobernante europeo o funcionario comunitario. Todos opinan, Merkel, Barroso, Dijsselbloem, Schultz, Juncker, Rampuy, Lagarde, Draghi, los banqueros, los ministros de varios países, haciendo evidente que la salida será precaria y no va más allá del patio de la prisión.

Abordemos a continuación algunas de las falsedades y, sobre todo, la continuación de la política de saqueo de bienes, rendimientos y derechos que compondrán y adoptarán en el banquete neoliberal.

[1]  Los próximos diccionarios incluirán estupidez entre los sinónimos de esta palabra. N. T. – Asunción és el nombre de la presidenta de la Asamblea de República, célebre por sus tonterias

FacebookTwitterGoogle+WordPressBlogger PostMeneameShare/Bookmark

Este artículo está disponible en: Inglés